Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
Noticias

La realidad actual del mercado asegurador mundial

< Volver al listado

25-09-2020

Infinidad de noticias, artículos, cifras, opiniones, etc… alrededor del COVID-19 y los seguros sobre cancelación de eventos han llenado y llenado páginas de medios de todo el mundo.

El bombardeo de informaciones sobre este evento u este otro y sus posibles coberturas sobre el COVID, teorías sobre las pólizas en otros mercados, fake news, etc… ha estado presente en nuestro día a día desde hace 6 meses.

La realidad de nuestro mercado es que los contratos excluyen los efectos de las pandemias y que la compra de la extensión antes de su aparición, en caso de haberse planteado, hubiera sido rechazada por su alto coste. Qué Wimblendon (el único gran slam que lo tenía) o los JJOO (que se celebran cada 4 años) tuvieran extensión no es indicativo de todo el mercado de eventos deportivos, culturales, musicales, etc… lo tuvieran. Cómo anécdota, había contratos en Francia que tenían “extensión para enfermedades transmisibles”, pero excluían las derivadas de cualquier enfermedad relacionada con el SARS, como es el caso del COVID-19.

La pandemia ha caído sobre nosotros afectando la salud y vida de las personas, produciendo incontables pérdidas por interrupción de actividad que van desde los pequeños negocios a las grandes multinacionales, causado la paralización de rodajes programadas en cientos de películas y series, cancelado y/o aplazado los mayores eventos deportivos del planeta y por supuesto poniendo patas arriba todo nuestro modus vivendi de la música en vivo. Todos los sectores económicos productivos del mundo capitalista se han lanzado a la búsqueda de un posible seguro que cubra las pérdidas.

Las aseguradoras siguen trabajando a pesar de la incertidumbre

El mercado asegurador mundial también se ha visto afectado. Seis meses después de la aparición del COVID-19 y con la incertidumbre de la duración de esta crisis, aún no es capaz de evaluar las consecuencias directas e indirectas de la pandemia.

Las pérdidas directas repartidas entre siniestros (el 90% del cual se encuentra en Estados Unidos) y pérdidas de ingresos, que los expertos evalúan en 2 veces las pérdidas que fueron causadas por el 11-S. Asimismo, también encontramos las pérdidas indirectas derivadas de las tensiones en mercados financieros y la caída de las carteras de inversión, que hacen prever se doblen esos números.

La incertidumbre actúa automáticamente sobre los mercados aseguradores. En determinadas líneas de negocio, ya han duplicado las tasas con relación a hace tres o cuatro meses, y todo apunta a que en los próximos meses volverán a aumentar. Es posible que el coronavirus sea sólo un detonante de una situación creada los últimos años donde las primas obedecían más a criterios comerciales de rentabilidad. 

Desde nuestra posición de Broker especialista en contingencias, desde el minuto cero y hasta ahora, estamos trabajando en varias direcciones para ayudar a nuestros clientes:

  • Económica: Minimizando la factura del seguro, bien con la devolución automática de la prima en caso de cancelación por COVID. Bien extendiendo, sin sobre coste alguno, las coberturas de las pólizas ya contratadas hasta la nueva fecha, incluido todo el 2021.
  • Contractual: Hemos conseguido poder seguir ofreciendo y cubriendo todos los otros riesgos que ya teníamos antes de la pandemia, tenemos durante y seguiremos teniendo después, y que cubren infinidad de supuestos que impiden la normal celebración de los eventos y nos causan una pérdida económica.
  • Innovando: Reactivando propuestas anteriores que vuelven a tener más vigencia que nunca. Por ejemplo: El aplazamiento a fechas lejanas de nuestros eventos genera incertidumbre para el comprador. Proponemos las pólizas de ticketing con cobertura all-risk (por cualquier causa para el comprador, excepto la cancelación del propio evento) las cuales son un buen argumento para que nuestro cliente compre con confianza.

Los sectores más afectados esperan con ansiedad la llegada de dos soluciones soñadas: La Vacuna y la póliza de seguros que garantice la cobertura total de los riesgos. En nuestra opinión vendrán la una de la mano de la otra.

Dionís Aymar, director de Araytor